8 C
Madrid
viernes, marzo 29, 2024
spot_img

Haga que los negocios internacionales sean más fáciles y rápidos para el comercio electrónico

Por Samir El Sabini, Co-fundador y CEO de Juni

La pandemia y el aumento de la digitalización han impulsado las ventas en línea en los últimos años. Solo en el Reino Unido, se espera que las ventas minoristas de comercio electrónico alcancen el 38 % para 2025, mientras que las ventas globales de comercio electrónico actualmente representan el 22 % de las ventas minoristas totales, frente al 15 % en 2019. Este mercado en crecimiento ha allanado el camino para Las pymes construyen su presencia en el espacio del comercio electrónico, y muchas están considerando la expansión internacional. Dado que los consumidores esperan gastar $ 2,1 billones en comercio electrónico transfronterizo para 2023, esta es sin duda un área que brindará muchas oportunidades para las PYMES en los próximos años.

El comercio electrónico internacional tiene muchas ventajas, incluida una expansión más fácil a los mercados extranjeros y ciclos de ventas B2B más cortos, por nombrar algunas. Pero para las pymes, financiar la internacionalización no es tan fácil en comparación con las grandes empresas globales que tienen la experiencia y las reservas para gestionar los gastos internacionales. Por ejemplo, áreas como la falta de financiación y la lentitud de los pagos transfronterizos plantean obstáculos importantes para las PYME que desean expandirse fuera de su país de origen. Para hacer frente a estos desafíos, las PYME con visión de futuro están considerando diferentes opciones fuera de los sistemas bancarios tradicionales.

Banco tradicional vs banco digital

El principal reto para la financiación de las pymes radica en los sistemas bancarios convencionales. Los bancos tradicionales simplemente no están haciendo lo suficiente para satisfacer las necesidades de crecimiento internacional de las pymes actuales debido a la falta de agilidad y flexibilidad de las cuentas bancarias tradicionales y la falta de productos adaptados a sus necesidades específicas. Como resultado, corren el riesgo de perder más cuota de mercado frente a empresas fintech de terceros. Las PYMES también están comenzando a darse cuenta de esto lentamente: según una encuesta reciente, mientras que la mayoría de las PYMES aún prefieren usar los bancos tradicionales para la banca diaria, el 56% usa la banca de pago y los servicios de tecnología financiera para sus necesidades financieras específicas.

El hecho es que la agilidad, la flexibilidad y los procesos basados ​​en datos que requieren las pymes para hacer crecer su negocio a nivel internacional ya no coinciden con los sistemas bancarios tradicionales: la integración de nuevos servicios lleva tiempo, las tarifas suelen ser más altas y las funciones en línea permiten transferencias rápidas. los fondos pueden no estar disponibles. También existe el desafío de administrar costosas tarifas de administración y cambio de divisas que pueden detener por completo la expansión comercial internacional de las PYME. Para las empresas de comercio electrónico, esto podría ser una oportunidad revolucionaria para su supervivencia si no pueden expandirse a diferentes mercados en todo el mundo. Entonces, ¿cómo pueden las PYMES de comercio electrónico navegar este entorno crediticio difícil mientras ahorran fondos valiosos?

El auge de la infraestructura multidivisa

Una forma de gestionar los gastos de forma eficaz en los negocios internacionales es utilizar una infraestructura multidivisa. Antes de la banca digital, las empresas generalmente necesitaban tener una presencia de servicios financieros en cada mercado clave para administrar fácilmente los fondos y evitar las tarifas de cambio de divisas. Pero ahora, gracias al auge de las cuentas bancarias digitales multidivisa, es aún más fácil aceptar y transferir pagos en divisas extranjeras.

Anteriormente, con los bancos tradicionales, todo se convertía a la moneda principal de una cuenta con tasas de cambio y/o administración infladas. Esto significa que cuando un cliente paga en USD y la cuenta comercial está en GBP, una gran parte de la venta es absorbida por las tarifas de cambio, lo que no es very best para las PYMES con presupuestos ajustados. Pero, con cuentas multidivisa, un cliente pagará en USD y la cuenta simplemente aceptará la venta en USD. Luego, las empresas pueden decidir si desean transferir el dinero a una moneda diferente y pagar tarifas de cambio más bajas o conservar los fondos y gastarlos en USD cuando les convenga.

El valor de crear una infraestructura multidivisa para las empresas de comercio electrónico significa que hay más opciones para que las pymes obtengan aún más de su dinero, lo que les permite expandirse rápidamente a nivel internacional. Por ejemplo, con una cuenta multidivisa, la comercialización a través de anuncios en línea es más rentable porque las empresas pueden asignar gastos a redes publicitarias o países específicos, en la moneda adecuada. La gestión de la inversión publicitaria mediante una cuenta multidivisa también significa que las empresas de comercio electrónico pueden gestionar mejor la información de la inversión para campañas específicas de la región y canalizar más fondos a las divisas que ofrecen los mejores rendimientos. Y no son solo los gastos los que las cuentas multidivisa pueden gestionar mejor: las PYMES pueden dedicar hasta el 19 % de su tiempo a tareas administrativas y el 17 % a tareas relacionadas con la contabilidad y las finanzas; tiempo desperdiciado que podría emplearse mejor centrándose en prioridades estratégicas como escalar el negocio. Con una cuenta multidivisa, todas las finanzas se pueden ver en un solo lugar, lo que significa menos tiempo navegando entre diferentes cuentas y averiguando qué se gasta y dónde.

Próxima parada, vuélvete world

Las pymes representan la mayoría de las empresas del mundo y se espera que desempeñen un papel aún más importante en la economía mundial en los próximos años. Por lo tanto, es essential que estas empresas no se vean limitadas por la carga financiera internacional, simplemente porque los bancos tradicionales no pueden satisfacer sus necesidades financieras. Para poder expandirse internacionalmente, las empresas también deben poder gastar y administrar su dinero a nivel mundial y de la manera más rentable posible. Al mirar más allá de los bancos tradicionales y hacia modos más ágiles de financiación internacional, como infraestructuras de cuentas multidivisa y préstamos a medida, las PYME no solo sobrevivirán a la internacionalización, sino que también prosperarán en el mercado world.

Artículos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Anuncio -spot_img

Últimos artículos

3,913SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte